El gran invernadero de Berlín

El botánico de Berlín es uno de los más grandes de Europa y los invernaderos son su principal atractivo. Tanto que, hasta 1950 se requerían alrededor de 1500 toneladas de carbón para mantenerlos a la temperatura adecuada.

 

Los primeros datos que se tienen del Jardín Botánico de Berlín datan del siglo XVI, momento del nacimiento de los primeros Jardines Botánicos en Italia. Esta colección de plantas recolectadas por Desiderius Corbanius incluía frutas y plantas para la cocina del palacio de la ciutat, y puede considerarse el primer germen de un jardín que se convertiría con el paso de los siglos en uno de los más importantes del mundo.

 

BERLIN2

 

Pero no será hasta 1809 cuando Carl Ludwig Willdenow, botánico, micólogo y farmacéutico mentor de Alexander von Humboldt conseguirá que el jardín sea asignado a la Universidad de Berlín, quien la convertirá en una de las instituciones científicas más influyentes de la época. A finales del siglo XIX, y con el objetivo de promover la investigación de plantas originarias de las colonias alemanas por el mundo, comienzan las obras de lo que actualmente es el Jardín Botánico de Berlín. El botánico Heinrich Gustav Adolf Engler asumirá la dirección, y actualmente el boletín informativo que publica el jardín lleva su nombre.

  

 

berlin_vista

 

La época de esplendor del jardín fue a la primera década del siglo XX, porque desde 1888 hasta 1950 se construyeron invernaderos con el objetivo de conservar algunas especies exóticas que por entonces eran únicas en Europa. Además, la remodelación del Botánico vino asociada al gran crecimiento que experimentó la ciudad en el periodo de entreguerras.

 

En total, el jardín ocupa una extensión de 43 hectáreas y en él podremos ver más de 22.000 plantas diferentes. Está dividido en varias áreas según la procedencia de las especies, entre ellas están la mediterránea, la sudafricana, la tropical y la australiana. La división de ejemplares también se hace por especies, existe por ejemplo la caseta de los cactus, o por la estación del año, que es como las plantas exteriores aparecen clasificadas. También hay un jardín especial de plantas medicinales, una sección de cultivo, y un arboretum con infinidad de árboles de todo el mundo y una extensión de 14 hectáreas.

 

BERLIN4

BERLIN6

Arboretum

 

De entre todos los invernaderos destaca el Große Tropenhaus, que en la actualidad está considerado como el más grande del mundo, con una altura de 25 metros y más de 60 de longitud. En su interior mantiene una temperatura tropical y una humedad muy alta, permitiendo que en ñel crezcan bambús, entre ellos el bambú gigante, una importante colección de orquídeas y cactus.

 

berlin_invernadero

BERLIN14

berlin_bambu

Un gran invernadero que aisla a las plantas de les bajas temeraturas de la ciudad

 

Pero posiblemente uno de los mayores atractivos es la presencia de un ejemplar de Welwitschia mirabilis, una extraña y longeva planta desértica que actualmente está en peligro de extinción. El resto de invernaderos ocupa una extensión aproximada de 6.000 metros cuadrados y se cuenta que para mantener la temperatura de todos ellos se debían invertir unas 1.500 toneladas de carbón cada año.

 

BERLIN11

BERLIN7

 

Otro de los grandes atractivos del Jardín Botánico de Berlín es el Museo Botánico, originario de 1879 cuando el jardín consiguió su propio edificio y comenzó a organizar exposiciones para mostrar sus artículos y hallazgos, e instruir a todos aquellos visitantes que no eran expertos en botánica. Por lo tanto desde sus orígenes, este museo fue pensado con fines exclusivamente divulgativos.

 

BERLIN5

BERLIN9

 

A principios del siglo XX el museo ganó espacio, y comenzaron a plantearse exposiciones permanentes sobre la geobotánica y paleobotánica. Sin embargo, las dos Guerras Mundiales destruyeron ambos edificios. La reconstrucción comenzó en 1957 e incluyó la relocalización del herbario y la biblioteca a otra parte del edificio principal, de tal forma que el museo fue ampliado.

 

berlin_Cadaver

berlin_nenufares

BERLIN8

BERLIN3


Además de tener plantas exclusivas como una flor cadáver o un invernadero de nenúfares, el Botánico de Berlín destaca por la programación de actividades divulgativas y culturales diurnas y nocturnas para todos los públicos. Entre ellas, conciertos y exposiciones.


Otra de las singularidades del Botánico de Berlín es que es el único del mundo que tiene un búnker, que fue construido en 1943 a unos 10 metros de profundidad, bajo el Museo. Su objetivo era ser la sede principal de economía y administración de las SS, y fue usado para la colocación del inventario de archivos y personal durante las alarmas. Su construcción y ubicación es totalmente inusual, y tras la II Guerra Mundial las entradas del búnker fueron voladas y sus pasillos se vinieron abajo.

 

Más información:

http://www.botanischer-garten-berlin.de/

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios