Un botánico en Al-Andalus

Ibn al-Baitar fue un farmacéutico y botánico andalusí autor del Libro de medicinas y productos alimentarios simples, uno de los tratados botánicos más utilizados en la Edad Media.

Este estudioso de las plantas, considerado como uno de los grandes científicos de Al-Andalus durante el llamado Siglo de Oro de la revolución agrícola en los países musulmanes, fue comúnmente conocido como Ibn al-Baitar (el hijo del veterinario), a pesar de que en realidad su nombre era Diya al-Din Abu Mohammad Abd Allah ibn Ahmad al-Malaqí (el malagueño) y al-Nabatí (el botánico). Fue tanto su conocimiento que incluso algunas fuentes aseguran que Menéndez Pelayo lo consideraba el Dioscórides español.

 

Nacido en la ciudad andaluza de Málaga a finales del siglo XII, estudió con el botánico Abu a Abbas al-Nabati y fue con él que empezó a coleccionar ejemplares de plantas de toda España y a desarrollar este interés por su entorno. Ya en el 1219, Ibn al-Baitar viajó para recoger plantas recorriendo el norte del continente africano desde Marruecos hasta la provincia de Anatolia. En el 1224, entró al servicio del sultán ayyubí Al Kamil, y fue nombrado jefe de su herbolario. Tres años después Al Kamil extendió su dominación en Damasco, y Ibn al-Baitar lo acompañó, lo que le brindó la oportunidad de recoger plantas en Siria. Sus investigaciones sobre las plantas se extendieron sobre una vasta área incluyendo Arabia y Palestina. Murió en Damasco en 1248.

 

ibnal2

Estatua de Ibn al-Baytar en Benalmádena, considerada por algunos como la ciudad natal del botánico

 

Ibn al-Baitar está considerado como uno de los autores más importantes de su tiempo, sobre todo por su primera obra, "Al Gami 'le mufradat al adawiya wa al agdi" (Libro de medicinas y productos alimentarios simples), una de las mayores compilaciones de botánica de la historia y libro de referencia para los botánicos europeos hasta el s. XIX. Se trata de una farmacopea (enciclopedia farmacéutica) con información sobre unas 1.400 plantas, alimentos y medicamentos, de los cuales 300 eran descubrimientos propios.

 

Además esta obra, traducida al latín en 1758, también es una importante compilación de referentes anteriores a su trabajo, y se recogen los descubrimientos de otros 150 autores árabes, así como de otros 20 griegos. En cuanto a su segunda gran obra, es una enciclopedia de la medicina islámica que incorpora su conocimiento de las plantas para el tratamiento de varias enfermedades, incluidas las relacionadas con la cabeza, el oído y los ojos. Finalmente, en total son once los tratados que se le atribuyen, entre los que encontramos información no sólo de medicamentos y alimentos sino también sobre venenos o minerales.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios