El Jardín Botánico de Córdoba

Vertebrado por el río Guadalquivir y cerca de la Mezquita de la ciudad encontramos el Jardín Botánico de Córdoba. Punto donde conviven especies de interés agrícola y paisajístico de Andalucía con árboles fósiles, un banco de germoplasma y un museo de etnobotánica. Un paseo a través del tiempo en una ciudad a la que las flores rinden homenaje.

Dependiente del Ayuntamiento y en colaboración con la Universidad de Córdoba, el Jardín Botánico de la ciudad de los patios floridos ofrece un recorrido de casi 6 hectáreas que vamos a visitar a continuación.

El bosque de rocas
En 2007 se inició una exposición al aire libre donde podemos ver ejemplares de fósiles vegetales, entre los cuales encontramos árboles preservados en arcilla petrificada del Carbonífero procedentes de la provincia de León y otros del Pérmico permineralizados en sílice y procedentes de la provincia de Sevilla.

 

Crdoba_3

 

Algunos de los 100.000 ejemplares que conforman la exposición pertenecen al Museo de Paleobotánica, único en España y construido en El Molino de la Alegría, edificación de principios del siglo XX, localizado también en el jardín. Vemos fósiles de todos los continentes, excepto de La Antártida y una reconstrucción de una especie de árbol (Omphalophloios puertollanensis) hallado en el yacimiento de Puertollano, en la provincia de Ciudad Real.

Crdoba_16

El Molino de la Alegría

 

Museo de Etnobotánica
La relación entre el hombre y las plantas es una de las grandes preocupaciones del Jardín Botánico de Córdoba. Está dividido en ocho espacios temáticos. En la primera sala, encontramos un calidoscopio donde se exponen cajas de espejos que son una muestra de la interacción milenaria con los olivos, las encinas, los alcornoques, el azafrán...

 

Crdoba_7

Instrumentos de cocina tallados en madera de olivo

 Cordoba8

Trabajo del esparto


La segunda sala explica la domesticación de las plantas silvestres a través de la selección artificial. Con la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica se empezaron a sembrar nuevas especies vegetales, tanto es así que Abderramán I mandó construir un vivero en su palacio de al-Russafa de Córdoba, donde se cultivaron plantas de todo el mundo. Fue en esta época cuando se introdujo el arroz, la alcachofa, la berenjena, la chufa o las espinacas.

 

Crdoba_10

Cynara cardunculus

rdoba_9

Cynara scolymus


El encuentro entre el Viejo y el Nuevo mundo está reflejado en otra de las salas del museo. Las aventuras de los exploradores y su reticencia a cambiar los hábitos alimenticios llevaron hasta América las plantas de café y la caña de azúcar mientras que la patata, cultivada desde hace 8.000 años por los pueblos preincaicos, llegó en el siglo XVI a Europa.

La colección viva del jardín
Cruzar el puente de San Rafael es suficiente para acceder al jardín. Nada más entrar podemos pasear por el Arboretum donde encontraremos el fósil viviente por excelencia de la botánica, un Gingko biloba. Este rincón tiene un diseño paisajístico con caminos sinuosos que nos conducen hasta la Escuela Agrícola donde se cultivan las variedades más comunes de Andalucía, por ejemplo, los olivos, los cítricos, las aromáticas, las higueras...

 

rdoba_18

Puente de San Rafael, Córdoba

 

La tradición botánica de ordenar sistemáticamente las colecciones nos presenta, en un conjunto de parcelas estructuradas en forma de “U”, ejemplares vegetales de toda la Península Ibérica. La flora canaria vive bajo un invernadero propio junto a otras especies macaronésicas. El ejemplar estrella es el drago (Dracaena draco) aunque no es el único individuo que sufre serias amenazas en su medio natural y que está representado al jardín. Las 17 especies diferentes de cícadas fueron decomisadas en la aduana catalana.


Crdoba_23

Ejemplares de Cycas revoluta

  

Con ojos, orejas y nariz
Uno de los atractivos más honrosos del Jardín Botánico de Córdoba va dirigido al estímulo de todos nuestros sentidos. Visitarlo nos regala la vista pero también podemos oler y tocar algunas especies vegetales fácilmente reconocibles por su aroma, como por ejemplo, el laurel (Laurus nobilis). Además, los textos explicativos de El Jardín de los Sentidos están escritos en Braille y los ejemplares están a la altura de las manos.

 

Crdoba_11

Edificio principal del Jardín Botánica de Córdoba

 

Banco de Germoplasma Vegetal Andaluz
Constituye un reservorio genético de especies vegetales andaluzas. Localizado en el subsuelo del jardín, encontramos laboratorios y toda la tecnología para la conservación de este patrimonio genético que los interesados pueden visitar. Es un espacio donde las semillas conviven con el nitrógeno líquido y donde el cultivo no es trabajo de jardineros, sino de científicos.

 

Crdoba_12

 

La instalación más importante es la cámara frigorífica subterránea con 20 departamentos que almacenan semillas y polen a temperaturas inferiores a los 0 ºC con la finalidad de mantener la capacidad germinativa durante décadas. Además, todo este trabajo está integrado con redes de conservación internacionales y con CITES.

 Crdoba_21

 

Paseando por el jardín el tiempo transcurre rápido, no obstante, parece detenerse en el resto de la ciudad. Sus patios son el reflejo de todos el pueblos que la han habitado, romanos, musulmanes y judíos. Unos pueblos tan variados como las más de 300 especies cultivadas a manos de experimentados jardineros coloristas, que las muestran orgullosos para convertirlas en una tesela más del amable mosaico cordobés.

 

Más información:

www.jardinbotanicodecordoba.com

Inés Perales

Colaboradora del Departamento de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic

Exagero siempre que puedo y me gusta atiborrar a mis amigos y familia. Me maravillan las cosas o animales que vuelan excepto E.T, que me da miedo.

 

Medios