10 años de Patrimonio Arbóreo Monumental

El pasado día 10 de mayo el Jardín Botánico acogió una jornada de celebración del décimo aniversario de la Ley de Protección del Arbolado Monumental de la Comunidad Valenciana y así os lo resumimos en estas líneas.

Desde 2006 la Ley de Protección del Arbolado Monumental (4/2006) ha protegido ejemplares arbóreos como si de esculturas se tratara. Durante una década, el Catálogo de Árboles Monumentales ha crecido y por ello, Antonio Marzo, Director General de Medio Natural y de Evaluación Ambiental, destacó el carácter vivo de este catálogo que hoy en día contempla 800 ejemplares.

 

Y es que estas esculturas vivas son irrepetibles y únicas, en palabras de Ana Ibars, que durante la jornada presentó las 25 colecciones de plantas vivas del Botánico, entre las que hay 33 árboles monumentales.

 

Pero, ¿cómo se protege un árbol?
Primero, hay que diferenciar entre dos tipos de protección, la genérica y la protección expresa. El 80% de los árboles del Catálogo se encuentran bajo el paraguas de la protección genérica que incluye a los ejemplares con más de 350 años, 30 metros de altura y 6 metros de perímetro (a una distancia de 1,3 metros de altura desde el suelo).

 

CiFH31uXIAAZbET

 

La protección expresa no está tan definida pero la Generalitat ha redactado un Decreto de Desarrollo de la Ley de Árboles Monumentales con la que está previsto que, en 2016, los conceptos "monumental" y "singular" queden fijados y bien descritos. No obstante, la protección expresa sí ha terminado de perfilar la clasificación conocida como "Árbol Monumental de Interés Local". Según esta figura, el Ayuntamiento implicado deberá emitir un informe técnico y si además, el árbol se encuentra en un terreno privado será necesario informar al propietario de la parcela.

 

Cada Ayuntamiento se encarga de la protección de sus árboles en coordinación con la Consellería competente. Esta protección conlleva algunas prohibiciones como el transplante del ejemplar, el comercio o dañar el entorno. Por otra parte, la poda, el cultivo o los trabajos tradicionales sí son compatibles con esta figura de protección. Además, si el árbol muere su leña podrá ser utilizada. Cabe destacar que, el área que rodea el árbol queda también bajo protección legal. Esta área abarca 10 metros de perímetro alrededor de la sombra de la copa.

 

costa 6

Dendrocalamus giganteus. Jardí Botànic de la Universitat de València

 

El futuro de esta ley pretende la ampliación del catálogo y la mejora en las técnicas y recursos dedicados a la datación y la identificación de los árboles a través de la vinculación a un GIS y la valoración y estudio permanentes de las actuaciones y de los ejemplares mismos.

 

Los árboles monumentales del Jardín Botánico
Recientemente, el Jardín Botánico ha publicado el monográfico dedicado a la arboleda monumental que ya os presentábamos hace unas semanas. En esta obra, José Plumed y Manuel Costa aportan información detallada sobre la ecología, distribución, usos y ubicaciones exactas en el Jardín. Y así lo hicieron también durante la jornada: acompañaron a los visitantes para explicar algunas curiosidades sobre nuestros monumentos.


Isabel Mateo, Manuel Costa y José Plumed. Ellos nos presentan 'Las palmeras', 'Los cítricos' y 'Arboreda monumental', tres libros de la colección "Monografías Botánicas"

 

Al mismo tiempo, Julio Martos (VAERSA) explicó algunas técnicas y materiales necesarios para la conservación del arbolado en altura y de la misma manera, los asistentes presenciaron una poda en directo gracias a Luís Blas y Marta Muñoz.

 

2

Luís Blas y Marta Muñoz durante la demostración de poda en altura

 

Jaime Güemes, el conservador del Jardín, nos ofreció una visión histórica de la gestión del arbolado monumental del Jardín desde José Pizcueta y Donday (Valencia 1892-70), médico y botánico que obtuvo la cátedra de Botánica y fue nombrado director del Jardín Botánico (1.820 a 1867). Pizcueta rehízo los destrozos producidos por la Guerra de la Independencia.

 

Con la llegada de Manuel Costa en 1987 se iniciaron las obras de remodelado del Botánico y la construcción del edificio de investigación a través del cual se accede. Así pasaron 150 años sin intervenir los árboles, lo que no les benefició. En la década de los 80 la prensa recogió caídas y rotura de ramas: el ciclón Hortensia dañó el Quercus macrocarpa en 1984, años después, la Zelkova también cayó. Ante esta situación decadente, y con Manuel Costa a cargo de la dirección del Jardín, se iniciaron las obras de recuperación y mejora del riego que también tuvieron, colateralmente, consecuencias negativas para algunos ejemplares.

 

3

Izquierda: material para la poda en altura. Derecha: ejemplares de Quercus macrocarpa del Botánico

 

Justo un año antes de la llegada de la Ley de Protección del Arbolado Monumental, el Jardín fue declarado Bien de Interés Cultural (2005), lo que tampoco implicaba la protección expresa de los árboles. Hoy día, 10 años después, el Jardín recibe 200.000 visitantes anuales y el 5% de nuestro arbolado senescencia lo que hace de la seguridad el principal objetivo de las tareas de arboricultura y prevención. Por otro lado, la biodiversidad es un valor inherente al Jardín por lo que, muchas especies sólo tienen un solo representante en nuestras colecciones y eso agrava la pérdida.

 

Parece un signo y vive como una rata, ¿qué es?
¡Hablamos de las palmeras! ¿Qué papel juegan en cuanto a los árboles monumentales? Santiago Uribarrena del Ayuntamiento de Valencia, nos dio a conocer la problemática principal de estos ejemplares. Más allá del picudo rojo la fractura de las palmeras representa un peligro evidente para la ciudadanía debido su imprevisibilidad.

 

ap 70

Colección de palmeras del Botánico

 

El viento, la carga en la copa, la gestión y los daños previos son algunos de los factores que pueden provocar la rotura de las estípites. Así, dando prioridad a la seguridad, el ponente destaca la importancia de la realización de fichas de riesgo en permanente revisión, la colaboración con Conselleria, la mejora de la terminología y la señalización del entorno de estas palmeras así como la geo-localización y la inclusión en el catálogo de las palmeras multicaules.

 

Por último, recordaremos las palabras de Ramón Mampel, secretario general de la Unión puso en pie al auditorio recordando el trabajo que durante décadas el labradores del Maestrazgo han dedicado sus vidas y esfuerzos a proteger y defender los olivos milenarios como auténticos "guerreros y guardianes".

 

En definitiva, una jornada llena de reflexiones y de un sentimiento generalizado de respeto por el medio ambiente y del uso del árbol como símbolo del respeto que nuestro entorno merece.

 

Jornada Organizada por...

Generalitat Valenciana, CIEF, Ajuntament de València, Jardí Botànic de la Universitat de València, VAERSA.

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia