Los olivos y el hongo curativo

Imagen al microscopio del hongo Imagen al microscopio del hongo

Investigadores de la Universidad de Salamanca tratan de combatir la verticilosis en el olivo, una de sus enfermedades más comunes, con control biológico: el hongo Trichoderma podría actuar como defensa. 

La verticilosis (Verticillium) es una enfermedad de las plantas que marchita tallos y hojas, y que es común en hortalizas, frutales, plantas ornamentales y también en especies de bosques de umbría. Se desarrolla por la obstrucción del xilema disminuyendo la circulación de la savia. Un problema también para los olivos, uno de los cultivos más importantes de España.

 

Los efectos de la verticilosis en los olivares es fulminante: se secan enseguida, y las pérdidas económicas son muy elevadas porque pueden destrozar cosechas enteras. Para evitar este problema, un grupo de científicos dirigido por Enrique Montes, científico del Centro Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (Ciale), investiga la inoculación o enriquecimiento en el suelo de los olivares con una especie de hongo de la familia de los Trichoderma, porque parece que puede contrarrestar de forma positiva los efectos de esta devastadora enfermedad.

 

Según el investigador, los problemas de Verticillium con el olivo son relativamente recientes, y la variedad de la enfermedad que lo ataca lo hace únicamente con los olivos y con el algodón. Los problemas comenzaron cuando ambas especies se sembraron cerca, “esto aumentó la concentración de inóculo del patógeno, es decir, de la cantidad de material fúngico que es susceptible de desarrollarse. Al haber más raíces de plantas en el suelo, Verticillium tenía más rizosfera donde multiplicarse, es decir, más terreno en contacto con las raíces de las plantas a las que puede atacar. En definitiva, el algodón multiplicó la carga de patógeno en el suelo y el olivo empezó a decaer". Lo que era una convivencia normal, se transformó en un problema. 

 

OLIVERA3

 

¿Y como se pensó en Trichoderma? Por una parte por los amplios conocimientos que se tienen sobre este hongo, algo que permitiría una aplicación relativamente inmediata y, por otra, que se encuentran en muchos tipos de suelos y que son muy beneficiosos para la agricultura. Además, sirve como protector para los dos tipos de verticilosis de los olivos: la defoliante,  en la que se seca la rama y el olivo se queda sin hojas, y la no defoliante, que no es tan agresiva, porque la hoja no se cae, pero el árbol queda dañado.

 

La investigación sobre el uso de Trichoderma forma parte de un Proyecto de Excelencia de la Junta de Andalucía. Hasta el momento, la alternativa a métodos de biocontrol eran los productos químicos, pero si finalmente el método con Trichoderma se desarrolla se podrían reducir los usos de químicos y combinarlo con el hongo.

Fuente Original: Agencia SINC

Más información sobre Trichoderma

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia

Medios