LA HUERTA EN OCTUBRE

Un mes para presumir de nuestra cosecha de calabazas y plantar nuevos cultivos que disfrutaremos a lo largo del otoño y el invierno. Zanahorias, lechugas, cebollas, puerros y mucho más nos espera en la huerta del Jardín Botánico. 

Dicen que en octubre de la sombra huye, pero que si sales al sol te cuides de la insolación. Y es que no es hasta mediados o finales de octubre cuando empezamos a notar la llegada del otoño en la huerta valenciana. Pero no os confiéis, porque los primeros fríos y lluvias llegan siempre a traición, así que tendremos que estar preparados y planificar bien nuestras tareas.

 

Antes de ponernos manos a la obra con los nuevos cultivos de temporada habrá que deshacerse de los últimos retazos de tomates, berenjenas o pimientos para liberar espacio en nuestra huerta. Tras estos cultivos intensivos lo mejor es rotar con algo de hoja como por ejemplo lechugas o espinacas, mientras que en aquellos lugares donde ya hayamos tenido hoja podemos poner cultivos de raíz, es el caso de cebollas, rábanos o puerros. Pero todo dependerá de vuestros gustos, del espacio del que dispongáis y de lo que ya hayáis plantado. Así que, ¡empecemos a planificar!

 

Sembrar y plantar

Podemos sembrar espinacas, acelgas, rúcula y ajos pero también zanahorias, guisantes, habas, nabos y rabanitos. Un gran abanico de posibilidades.

 

OCTUBRE2

Cultivo de espinacas

 

Empecemos con los cultivos de hoja. Espinacas y acelgas son las más habituales y podremos sembrarlas directamente sobre la tierra a 1,5 cm de profundidad, pero nunca en asociación. Además, para darle un toque ornamental a nuestra huerta podemos utilizar variedades de diferentes tamaños y colores de acelga. Las hay verdes, rojas y amarillas, al igual de que penca, ancha o estrecha. Germinarán a los nueve o diez días y a los cuarenta y cinco ya podemos empezar a recolectarlas, cogiendo hojas periféricas que provocarán la aparición de nuevas hojas y con mayor vigor. En cuanto a las espinacas podemos hacer siembras mensuales durante el otoño para poder así recogerlas escalonadamente desde el mes de diciembre hasta marzo.

 

Para cultivar ajos podemos plantar directamente los dientes a una profundidad aproximada de 3 cm, que podremos recolectar al cabo de cinco o seis meses. Pero si lo que queremos es utilizarlos como ajos tiernos habrá que recogerlos un poco antes, a los dos o tres meses.

 

Es época también de cultivar zanahorias colocando las semillas a una profundidad de 2 cm y mejor en la parte alta del caballón, en el caso de que lo hagamos. Germinarán a los 15 días y cuando crezcan un poco habrá que clarear colocando una cada 4 o 5 cm. Podremos recolectarlas a partir de enero pero habrá que ir aporcando durante todo este tiempo para evitar que las raíces que vayan saliendo se pongan verdes. El recalce o aporcado consiste en ir arrimando tierra hacia la base de la planta para evitar que le de el sol para conseguir el color y sabor característico de las zanahorias.

 

OCTUBRE3

Cultivo de zanahorias

 

Los rabanitos también son una buena elección porque germinan a los 10 días aproximadamente y al mes o mes y medio ya estarán listos para consumir. Colocaremos las semillas en surcos a 1 o 2 cm de profundidad, repartiendo bien las semillas para evitarnos un posterior aclareo. Y cuidado con recoger el rabanito más tarde de la cuenta porque se puede agrietar y coger un sabor amargo.

 

En cuanto a los nabos, habrá que sembrarlos a una profundidad de 0,75 cm, germinarán entre los tres y seis días, y podrán ser recolectados a los tres o cuatro meses. Además, todavía estáis a tiempo de sembrar habas y guisantes tal y como os explicamos en el artículo de "La huerta en septiembre".

 

Pero dejemos a un lado las semillas y pasemos a los plantones. Podemos cultivar lechugas, escarolas y también coles, puerros y cebollas. Compraremos plantones de lechuga que ya dispongan de cuatro o cinco hojas verdaderas, y los colocaremos en nuestra huerta enterrando bien el cuello. Podemos plantarlas de forma escalonada y en dos meses más o menos, cuando el cogollo esté prieto, empezar a recolectarlas. Además crecerán bien asociadas con puerros y cebollas que también plantaremos en esta época.

 

OCTUBRE4

Cultivo de puerros

 

Colocaremos los puerros a una distancia de 15 cm entra mata y mata, y durante los tres meses que dura su crecimiento tendremos que aporcar para que el tallo enterrado, la parte comestible, mantenga su color blanco característico. Por otra parte prepararemos los planteles de cebollas cortando la mitad de la parte superior verde y las colocaremos en los laterales del caballón a una distancia de 10-15 cm entre ellas y dejando una parte del bulbo al aire. Podremos recolectarlas cuando dos tercios de la parte aérea se haya secado.

 

Y por último os recomendamos también los conocidos calçots, un tipo de cebolla tierna más suave muy utilizada en Cataluña y algunas zonas de la Comunidad Valenciana. Colocaremos los bulbos en un surco bien profundo con la raíz hacia abajo para después taparlos bien. Al igual que otros cultivos que hemos nombrado, conforme vayan creciendo habrá que ir calzándolos para que conseguir un buen sabor, además hay que tener en cuanta que son bastante exigentes con el riego. Y finalmente cuando adquieran un tamaño adecuado podremos empezar a consumirlos y pegarnos una buena "calçotada" a lo tradicional, torrándolos y acompañándolos de una buena salsa de romescu.

 

CALÇOTADA

Tatuaje de calçots de Abel Edo. Haz clic para saber más

 

Sólo una cosa más, cuidado con las plagas y enfermedades, porque es ahora con las lluvias otoñales cuando más problemas podemos tener como por ejemplo con podredumbres de tallo o ataques de hongos.

 

Este mes recolectamos...

La protagonista indiscutible del otoño será la calabaza, una hortaliza que podremos recoger de forma escalonada a lo largo de los meses de octubre y noviembre, y que se puede cocinar de mil maneras diferentes. Podemos recogerlas cuando alcancen el tamaño deseado o esperar a que se desarrollen del todo, dependiendo de cómo vayamos a cocinarlas. Por ejemplo, en las variedades que se utilizan para repostería es conveniente esperar a que maduren totalmente para conseguir un bizcocho o unos buñuelos de lo más sabrosos.

 

OCTUBRE6

 

Cuando vayáis a recolectarlas, hacedlo siempre incluyendo el pedúnculo y si las dejáis secar varios días al sol, podéis incluso conservarlas hasta seis meses. Eso sí, habrá que guardarlas en un lugar seco, bien ventilado y resguardado del frío. Evitar aquellas que estén dañadas porque acabarán pudriéndose y podrían afectar a las sanas.

 

Las calabazas, todo un mundo de colores, formas y tamaños de lo más diverso que os invitamos a conocer a través de la exposición "Las mil y una calabazas" que podréis visitar un año más en Carcaixent. Este año se trasladá al "Magatzem de Ribera" con un sin fin de variedades para todos los gustos.

Carmen Latorre

Jardinera del Botánico de la Universidad de Valencia

Encargada de la huerta y las plantas útiles

Medios