La huerta en septiembre

El mes de vuelta al cole y también de retomar el trabajo de campo después de las vacaciones. Época de cambios y de planificar bien la rutina hasta el próximo verano.

Mientras los girasoles empiezan a marchitarse en la huerta del Botánico las flores de las calabazas con su intenso color amarillo se abren con fuerza, entre los últimos resquicios de berenjenas y pimientos. Un signo más de que se acabó el verano y de que hay que prepararse para la siguiente estación. Hay mucho por hacer así que mientras terminamos de recolectar las últimas cosechas estivales tendremos que ser previsores y planificar bien el huerto para el otoño y el invierno.

 

¿Qué hay de nuevo en el huerto?

Muchas son las opciones que tenemos a la hora de escoger los cultivos que reinarán nuestra parcela en los próximos meses, pero en el Botánico comenzaremos por las habas. Un cultivo con diferentes variedades que podemos clasificar en función del tamaño de la planta y de la duración de su ciclo.

 

setembre2

 

A principios de octubre, plantaremos "Aguadulce" y "Valenciana", dos variedades de haba que alcanzan un tamaño considerable y que darán su fruto en el mes de marzo. Una recolección que en el caso de la Valenciana será incluso más numerosa ya que produce vainas muy largas que pueden contener hasta ocho granos cada una.

 

Sembraremos directamente en el caballón cuando el terreno esté de sazón, es decir ni muy húmedo ni muy seco, y no volveremos a regar hasta que asomen los primeros brotes.

 

Otra opción muy buena pero que requiere de siembra más temprana es la variedad "Flor de otoño". Un tipo de haba que se siembra a mediados de agosto, introduciendo los granos en el suelo, de dos en dos o de tres en tres, y a unos 10 cm de profundidad. Así, a mediados de septiembre comenzarán a florecer, a finales de octubre aparecen las primera vainas y a mediados de noviembre ya podremos empezar a recolectar. Una alternativa perfecta para los que tenéis más disponibilidad en el mes de agosto, que podréis poner en práctica el año que viene. Eso sí, habrá que planificar un espacio para ellas en el huerto entre las grandes cosechas de verano.

 

setembre3

 

De la misma manera, también podemos plantar guisantes colocando tres o cuatro semillas por cada hoyo. La época exacta de siembra en otoño cambiará en función de la variedad que seleccionemos, eso sí, muchas de ellas serán de enrame así que habrá que construir una estructura de cañas para que se agarren bien y el peso de los frutos no haga que vuelquen.

 

Verde que te quiero verde

En este mes de septiembre también podemos empezar a plantar alguna variedad de lechuga, un cultivo muy agradecido que podemos plantar prácticamente durante todo el año menos en verano ya que debido al calor tiene tendencia a espigarse, a florecer. Y es que su temperatura óptima de crecimiento está entre los 14 y los 18ºC durante el día y de 5 a 8ºC por la noche, así que es el momento perfecto en nuestras tierras ahora con el otoño que empieza a refrescar.

 

SEPTIEMBRE4

 

Podemos hacer semilleros y esperar a que crezcan o comprar directamente el plantón, y en tan sólo dos meses ya podemos recolectarlas. Sólo una cosa más en cuanto al riego, aunque dependerá de la climatología, en general deberá ser frecuente pero moderado. Es conveniente mantener una humedad alta en la tierra pero sin llegar a pasarse, evitando así la pochedumbre de las raíces.

 

¿Y que variedades podemos plantar? Pues hay muchísimas pero las más cultivadas en nuestro territorio son:

- Romana: De hojas grandes con bordes enteros y nervio central ancho, pero sin cogolo definido

- Romana Baby: De cogollo apretado.

- Trocadero: Las hojas son sueltas pero siguen estando acogolladas.

- Iceberg: Hoja crujiente y consistente.

- Hoja de roble: Verde o morada, hojas rojizas con forma parecida a la del roble.

- Lollo rosso: De color amoratado y hojas rizadas.

 

Y hablando de hojas también podemos plantar espinacas por estas fechas, ya que al igual que las lechugas prefieren temperaturas bajas. También tenemos muchas opciones entre las variedades de otoño-invierno, de hojas más o menos grandes, lisas o rizadas. Lo dejaremos al gusto de cada uno!

 

SETEMBRE5

 

Eso sí, hay que tener en cuenta que son muy exigentes en nutrientes así que habrá que hacer un buen abonado antes de la siembra. Cada 20 cm aproximadamente cavaremos un hoyo donde colocaremos 3 o 4 semillas de espinaca. La recolección empezará a los 40 días después de la siembra.

 

Otros cultivos de la temporada que podéis utilizar serán el cardo, la acelga, la endivia, la col, la alcachofa, la escarola y el ajo, entre otros. Muchas verduras y hortalizas que invitan a hacer asociaciones que favorecerán el desarrollo de las mismas y nos ayudarán a economizar espacio.

 

Acelgas, lechugas y cebollas (que aunque no las hemos nombrado también podéis plantar) van muy bien juntas, al igual que lechugas y remolachas, habas y espinacas o lechugas y guisantes. Pero nunca asociar espinacas con acelgas o remolachas, no son compatibles.

Carmen Latorre

Jardinera del Botánico de la Universidad de Valencia

Encargada de la huerta y las plantas útiles

Medios