La huerta en agosto

El refranero popular dice "en agosto, llueva o no llueva, riega". Y es que este mes, nuestras hortalizas necesitan más cuidados que nunca para seguir ofreciéndonos ricos frutos lo que queda de verano. Un mes en el que además ya podremos plantar cosas nuevas y prepararnos para el otoño.

Seguimos en verano, tiempo de vacaciones para muchos pero también de mucha actividad en la huerta. Una estación en la que tendremos que regar con esmero y donde tendremos la mayor cosecha de hortalizas de todo el año, desde tomates, pimientos, berenjenas y pepinos, a calabacines, habas, melones y sandías.

 

Pero además de recolectar, este mes de agosto ya podemos empezar a plantar algunos cultivos de otoño-invierno, como es el caso de las crucíferas. Una gran familia que incluye coliflores, brócolis, repollos, coles de Bruselas, lombardas, berzas o romanescu, entre otras hortalizas.

 

Plantando coles

Estas hortalizas pueden sembrarse en diferentes épocas del año, ya que crecen bien en tiempos cálidos y soportan las heladas. Pero dicen que si las plantamos en agosto, al ser un cultivo de ciclo largo, conseguiremos mejorar el sabor de las coles gracias a las escarchas del otoño.

 

H_AGOST4

 

Además, si conseguimos unos suelos ricos en materia orgánica, húmedos, compactos y alcalinos, podremos disfrutar de una cosecha de gran calidad, sobre todo en invierno, que es cuando escasean otras hortalizas.

 

Si habéis sido precavidos y tenéis plantones de semilleros propios, ¡perfecto!. Si no, podéis comprarlos directamente en la cooperativa más cercana. Colocaremos las pequeñas matas de las coles a 3 cm de profundidad y a una distancia entre ellas de 40 cm.

 

H_AGOST5

 

En cuanto a la recolección, las iremos utilizando a medida que las necesitemos y un consejo, en el brócoli y la coliflor es mejor dejar unos tocones de 10 a 15 cm para que puedan rebrotar de nuevo. ¿La mejor forma de conservarlas? Envolverlas en papel húmedo y meterlas en una bolsa de plástico en la nevera, nos aguantarán una semana larga. También podemos escaldarlas unos 5 minutos, escurrirlas y dejarlas enfriar, y después meterlas en bolsas de plástico en el congelador.

 

La Blanca de la col

La larva de esta bonita mariposa (Pieris brassicae) es muy destructiva para las coles, y puede llegar a arruinar la cosecha si no se controla. Así que estad atentos y si veis revolotear por encima de vuestros cultivos a estas características mariposa blanquecinas o amarillentas, inspeccionad las hojas de vuestras coles a ver si han sido agujereadas por las orugas.

 

H_AGOST2

Mariposa, blanca de la col (Pieris brassicae)

H_AGOST1

Oruga de la mariposa

 

Mirad en el envés de las hojas y si encontráis huevos quitadlos directamente, y lo mismo con las orugas que son verdes, con líneas amarillas y puntitos negros. Y si el caso es grave podéis utilizar insecticidas de origen vegetal como el pelitre, un producto ecológico que encontraréis fácilmente en vuestro centro de jardinería más cercano.

 

¿Qué más plantamos en agosto?

Además de coles, podremos cultivar en nuestro huerto nabos, rabanitos, zanahorias, borrajas, canónigos y acelgas, sembrándolos directamente en la tierra, o lechugas, escarolas, espinacas y cebollas, en semillero.

 

H_AGOST6

Plantones de rabanitos

 

Pero también es época de plantar alcachofa, y podremos hacerlo de varias maneras. Como la planta suele permanecer en el terreno de 3 a 4 años, podemos aprovechar para hacer esquejes de algunas matas antiguas que tengamos en el campo (aunque parezcan secas, sólo están en reposo) o las de algún vecino si ha tenido matas especialmente productivas.

 

Cortaremos unos cuantos fragmentos de estas plantas madre y los plantaremos directamente en la tierra, siempre regando a continuación. Si no, también podemos aprovechar los hijuelos o pequeñas plantitas que van naciendo en la base de la planta, para multiplicarlas.

 

H_AGOST7

Cultivo de alcachofas

 

Las alcachoferas prefieren suelos ricos en materia orgánica y sin exceso de humedad, por lo que las plantaremos en caballón, evitando mojar el cuello. Y además, habrá que tener cuidado porque es un cultivo bastante sensible a las heladas. Podremos recolectarlas de forma escalonada a lo largo de todo el invierno.

 

Nada más, solo deciros que las tomateras del Botánico ¡están mejor que nunca! 12 variedades tradicionales de tomates que hemos cuidado con mimo durante estos meses, para poder estudiarlas y sobre todo saborearlas. De hecho, a finales del mes de julio realizamos una cata entre los diferentes trabajadores del jardín, para poder evaluar cúales son las variedades más apreciadas en función del gusto, sabor, aspecto y textura, entre otros parámetros.

 

El mes que viene publicaremos los resultados, para que después podáis opinar y contarnos vuestras preferencias a través del Facebook de Espores.

Carmen Latorre

Jardinera del Botánico de la Universidad de Valencia

Encargada de la huerta y las plantas útiles

Medios