La plaga del mes de enero es... el nuevo cotonet

Fruit afectat per "Delottococcus aberiae" Fruit afectat per "Delottococcus aberiae" Font: IVIA

En enero os hablaré de una plaga de la que se sabe poco, el nuevo cotonet. A diferencia del resto de especies, Delottococcus aberiae provoca malformaciones los frutos de los cítricos y es por eso que la infestación de los cultivos conlleva pérdidas económicas cuantiosas.

Si bien a nivel químico el control de las poblaciones está bastante estudiado, poco se sabe del control biológico de esta especie. Así que, aprovechando este vacío en la información, os explicaré la diferencia entre parasitoide y depredador. Dos conceptos ampliamente usados ​​en el control biológico de plagas.

 

Parasitar o depredar, esa es la cuestión
Un parasitoide es un artrópodo la larva del cual se alimenta y desarrolla en el interior o en la superficie del cuerpo de otro artrópodo al que llamamos huésped y es quien se lleva la peor parte. El huésped muere cuando el parasitoide termina su ciclo larvario, salvo que los diferencia de los parásitos, los cuales no provocan la muerte del huésped como es el caso de las garrapatas caninas, por ejemplo.

 

Por otra parte, la diferencia entre el parasitoide y el depredador es que el primero sólo usa un huésped a lo largo de su vida mientras el depredador ingerirá una gran cantidad de individuos antes de morir. Además, un parasitoide adulto puede ser depredador.

 

800px Bemisia tabaci from USDA 1

Bemisia tabaci. Imagen de Wikipedia

 

Los parasitoides son mucho más específicos que los y tienen una gran importancia como agentes de control biológico de insectos plaga, principalmente en la agricultura, un claro ejemplo de parasitoide en agricultura es el himenóptero Eretmocerus mundus, que parasita ejemplares de la mosca blanca del tabaco Bemisia tabaci.

 

El nuevo cotonet ya no es tan nuevo
Desafortunadamente, se desconoce todo lo relacionado con su control ya que se trata de una nueva plaga para el cultivo de los cítricos a nivel mundial. Actualmente, el control químico es la única herramienta que dispone el sector para el manejo de D. aberiae. Hay cuatro materias activas autorizadas contra pseudococcidae en cítrico: el aceite mineral, spirotetramat, metil-clorpirifos y clorpirifos.

 

Fig5entera

Fruits dañados por D. aberiae. Imagen cortesía del IVIA

 

El nuevo cotonet presenta numerosas generaciones a lo largo del año y el momento crítico en que la población es máxima coincide con alcanzando su máximo poblacional en los meses de mayo y junio.

 

Las hembras del cotonet mudan tres veces a lo largo de su y suelen fijarse en zonas protegidas de los frutos como el cáliz, el ombligo de las naranjas del grupo navel, hojas y ramas. En primavera migran a la base del tronco y suelo para realizar la puesta de los paquetes de huevos rodeados con una cubierta cérea algodonosa que les otorga un poco de protección frente la sequía y los depredadores.

 

Fig6entera

Macho de Delottococcus aberiae. Imagen cortesía del IVIA

 

Los machos, en cambio, mudan cuatro veces y cuando es adulto, busca y las hembras siguiendo el rastro de la feromona sexual que emiten con el fin de fecundarla.

 

¿Qué sabemos hasta ahora?
Como hemos dicho, la gestión integrada de esta plaga está en vías de desarrollo. Sin sabemos que el coccinélidos depredador llamado Cryptolaemus montrouzieri puede llegar a controlar las poblaciones aunque con limitaciones. Y ¿en cuanto al parasitoides? Los estudios apuntan a que la introducción de la especie exótica, procedente del área de origen de Delottococcus aberiae sería la opción más adecuada ya que en el punto de procedencia del organismo no es plaga.

 

Fig4entera

Daños en los frutos. Imagen cortesía del IVIA

figura7delot

Muestreos actuales en el IVIA

 

En da a los daños ocasionados por D. aberiae pueden ser tanto directos como, por la succión de la savia que conlleva el debilitamiento del árbol y la deformación de los frutos y los daño indirectos para la producción de melaza que es el alimento de algunos hongo también perjudiciales.

 

La información que no presenta ninguna fisura es la relativa a los cultivos afectados: naranjas del grupo navel, Valencia y sanguinas así como en diferentes variedades de mandarinos e híbridos. También se ha observado que en función de la variedad las naranjas presentan deformaciones y abolladuras y los mandarinos e híbridos tienden a quedarse pequeños. Como veis, ¡no lo sabemos todo

 

Inés Perales

Colaboradora del Departamento de Cultura y Comunicación del Jardí Botànic

Exagero siempre que puedo y me gusta atiborrar a mis amigos y familia. Me maravillan las cosas o animales que vuelan excepto E.T, que me da miedo.