La fruta del mes es...¡la sandía!

¿Cómo sería el verano sin la refrescante y sabrosa sandía? Un tentempié perfecto para ir a la playa, para merendar o cenar ligero, y para estar bien hidratados ahora que el sol aprieta más. Conóce su biología, propiedades, variedades en la sección de Silvia Pérez, del blog Baladre Crafting·Creativity, siempre con una receta y un divertido DIY para grandes y pequeños.

¡No hay fruta más refrescante y más veraniega que la sandía! Su color rojo nos atrae visualmente, su estética la relacionamos enseguida con el verano y su sabor gusta a grandes y pequeños. ¿Sabías que existen más de 50 variedades diferentes de sandía? ¡Sigue leyendo porque aquí te cuento esto y mucho más!

 

La planta
La sandía, Citrillus vulgaris en su nombre científico, es una planta anual de la familia de las Cucurbitáceas, una amplia familia donde encontramos otras plantas comestibles como la calabaza, el calabacín o los pepinos. Es una planta rastrera y trepadora de tallos alargados, de forma cilíndrica, con surcos longitudinales y recubiertos de pelos.

 

CULTIVO-SANDIA


Las hojas están divididas en lóbulos. La cara superior es muy suave, el envés destaca por ser áspero y con nervios pronunciados. Las flores nacen en las axilas de las hojas. Son de color amarillo y solitarias, habiendo flores masculinas y femeninas (planta monoicas), aunque también se pueden dar casos, más raros, de hermafroditismo. Son polinizadas por insectos. Las flores femeninas son las que dan lugar a las sandías, que son bayas grandes de forma más o menos esférica y de tamaño variable, pudiendo pesar entre 2 y 15kg.

 

Su fruto es una baya grande, de forma más o menos esférica y que conocemos con el nombre de sandía. Presenta una corteza dura, lisa y de color verde oscuro que, a veces, presenta bandas irregulares más pálidas de color verde. La pulpa es dulce, jugosa, de color más o menos rojizo y, generalmente, con muchas semillas de color negro, marrón o blanco.

 

imagen 03


Debido al ataque de diversas enfermedades del suelo, especialmente el hongo Fusarium oxysporum, actualmente las sandías que se cultivan se injertan sobre otra planta que tenga raíces resistentes a este parásito. Para ello se usan especies cercanas a la sandía, como Cucurbita ficifolia, Benincasa cerifera o Cucurbita moschata, todas ellas también pertenecientes a la familia de las Cucurbitáceas.

 

Origen y variedades
Parece ser que la sandía empezó a cultivarse en países de África tropical, concretamente los de la ribera del Nilo. Después se extendió a otras regiones del Mar Mediterráneo. Su cultivo continuó extendiéndose por Europa, Próximo Oriente y la India. Finalmente, llegó a China y a América con la conquista del Nuevo Mundo. Actualmente es una de las frutas más extendidas por el mundo, y los principales países productores son: Turquía, Grecia, Italia, España, China y Japón.

 

imagen 04

 

En cuanto a las variedades, hay más de 50 y se suelen clasificar en función de la forma de los frutos, el color de la pulpa, el color de la piel, el peso, el período de maduración, etc. Pero genéticamente existen dos tipos de sandías:


• Sandías diploides o con semillas: variedades cultivadas tradicionalmente, que producen semillas negras o marrones de consistencia leñosa. Según la forma de sus frutos encontramos:
Frutos alargados: de corteza verde con bandas de color más claro. Se llaman melonas. En España apenas se cultivan. Destacan los tipos Klondike y Charleston Gray.
Frutos redondos: de corteza color verde oscuro o negro, son los ejemplares más cultivados aunque están siendo desplazadas por las variedades sin semillas. Destacan: Crimson Sweet (Almería), Resistent (Valencia), Sugar Baby (Italia, Grecia, Turquía y España - Almería y Valencia-), Dulce Maravilla o Sweet Marvell y Early Star, entre las más conocidas y cultivadas.

 

tipos-sandia


• Sandías triploides o sin semillas: Las sandías sin pepitas se obtienen a partir de semillas especiales, que se producen al cruzar una sandía normal (sandía diploide, es decir, aquellas con un número normal de cromosomas) con una sandía tetraploide (con cuatro veces más cromosomas que los normales). Ésta última se obtiene al tratar una sandía normal con colquicina, una droga que se obtiene del cólquico, planta de la familia de las Liliáceas muy tóxica. Se trata de variedades que tienen unas semillas tiernas y muy blandas, como las del pepino, de color blanco y que se pueden comer. Se caracterizan por tener la corteza verde clara con rayas verdes oscuras y la carne puede ser de color rojo o amarillo. Destacan: Reina de Corazones (Almería), Apirena, Jack y Pepsin, entre otras.


Producción y envasado
La sandía se cultiva prácticamente en todos los lugares del mundo que posean un clima cálido y poco lluvioso. Entre los principales países productores se encuentran: China, Turquía, Irán y Estados Unidos. China produce casi todas las sandías para su propio mercado interior. En Europa la mayor parte de sandías que se importan proceden de Turquía.

 

sandia-envasada


Actualmente Asia es el principal continente productor de sandías, con más del 80% de la producción mundial. África, Europa y Norteamérica tienen producciones similares, en torno a los 3-4 millones de toneladas anuales. Por países, el principal productor es China, con un 60% de la producción total. Le siguen Turquía, Irán, los Estados Unidos y Egipto.


En cuanto a las exportaciones, México, España, Grecia, Estados Unidos y Hungría son los principales países, por encima de las 100.000 toneladas anuales.
Las sandías se pueden preenvasar o no. Si se hace se utilizan bolsas de malla con asas para facilitar el transporte. El envasado se hace en cajas de madera y cartón o en palets.

 

Cómo elegirlas y conservarlas, el truco de la abuela!
Una cosa que siempre ha sido un quebradero de cabeza para mi es saber que sandía elegir, ¿cómo puedo saber que sandía de todas está madura y en su punto? ¡Pues tengo la respuesta! Una sandía está madura si la mancha de la cáscara que ha estado en contacto con el suelo es de color amarillo cremoso. 

elegir-sandia

Una mancha blanca o verdosa indica que se recogió antes de tiempo y resultará insípida, pues la sandía es un fruto no climatérico, motivo por el cual, para que sea de buena calidad ha de recolectarse cuando está totalmente madura. El truco para elegir una sandía madura es que al darle golpes con los dedos o las palmas de las manos ésta suene a "hueco". Su superficie no ha de presentar cicatrices, quemaduras de sol, abrasiones, áreas sucias, magulladuras u otros defectos. Si se adquiere una sandía en trozos, conviene asegurarse de que la carne es firme y jugosa.


La sandía es una fruta que se conserva en perfecto estado durante dos semanas si se mantiene a unos 15°C, y hasta tres semanas a 7-10°C. Debido a que es muy sensible al frío no debe mantenerse a temperaturas inferiores a 7-10ºC. Su gruesa corteza le permite aguantar en buenas condiciones durante bastantes días a temperatura ambiental. Muchas sandías se embarcan sin enfriamiento o sin refrigeración y se les mantiene así durante el tránsito, por lo que deben venderse rápidamente pues su calidad se reduce muy rápido en estas condiciones.

 

Propiedades beneficiosas de la sandía
¡Muy nutritiva! Es un alimento muy rico en agua que apenas contiene grasas y proteínas, por lo que aporta muy pocas calorías. Contiene sólo 26 kcal/100 g, las cuales proceden de los azúcares propios del fruto. Postre ideal para los más pequeños, y por su pulpa de suave textura también está indicada para quienes tienen dificultades para masticar alimentos. Potente hidratante por su elevado aporte de agua. Dos buenas tajadas de sandía equivalen a un vaso de agua. Generalmente resulta fácil de digerir.

 

comer-sandia 

 


Además, resulta un magnífico diurético, es decir, aumenta la producción de orina, por lo que su consumo está indicado para quienes padecen cálculos renales, ácido úrico elevado, hipertensión y otras enfermedades que cursen con retención de líquidos. Resulta interesante comer abundante sandía tras un día de excesos alimenticios, pues al ser diurética, favorece la eliminación de sustancias de desecho por la orina, por lo que resulta una ayuda perfecta como desintoxicante. Esta fruta es ideal en las dietas de adelgazamiento, dado que se puede consumir doble cantidad de sandía que de muchas otras frutas, sin que se aumenten especialmente las calorías.

 

¡Más licopeno y menos enfermedades! Las variedades de sandía cuya pulpa es de color rosado y rojo, se consideran una fuente moderada de licopeno. Numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto que el licopeno tiene propiedades antioxidantes y que, incluyendo en la dieta alimentos ricos en dicha sustancia, como la sandía, se reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer en general, y de páncreas, pulmón, colon y de próstata, en particular.

 

imagen 05 

 

Un elevado nivel de licopeno en el plasma sanguíneo se asocia especialmente con una menor incidencia de éste último tipo de cáncer. Asimismo, el licopeno, por su actividad antioxidante, actúa contra los radicales libres, sustancias nocivas para el organismo, lo que justifica el papel del consumo de sandía en la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y degenerativas. Por otra parte, los estudios continuados sobre los carotenoides, entre los que se encuentra el licopeno, ofrecen pruebas que avalan la existencia de una serie de acciones biológicas de estas sustancias, como efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico y el control del crecimiento y de la diferenciación celular. Dado que es una de las frutas menos abundantes en potasio, las personas que sufren de insuficiencia renal y siguen una dieta controlada en este mineral, pueden consumirla con moderación, pero en mayor cantidad que la mayoría de las frutas.


A pesar de lo que pudiera parecer, la sandía es un alimento denso en nutrientes, que nos proporciona una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes por una baja cantidad de calorías. Con la llegada del verano, la sandía se convierte en un indispensable aliado gracias a su sabor dulce y a que es una de las frutas más refrescantes que existen.

 

imagen 01

 

No en vano, está compuesta en un 92% de agua y nos beneficia en todos estos campos:
• Prevención del asma: Los riesgos para el desarrollo de asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes. Uno de estos nutrientes es la vitamina C, que se encuentra en muchas frutas y verduras, incluyendo la sandía.
• Presión arterial: Los suplementos de extracto de sandía reducen la presión arterial en el tobillo, la presión arterial braquial en adultos de mediana edad con obesidad con prehipertensión o hipertensión en fase 1.
• Cáncer: Como una fuente excelente de antioxidantes de vitamina C y de otro tipo, la sandía puede ayudar a combatir la formación de radicales libres que pueden producir cáncer.
• Digestión y regularidad: La sandía, debido a su alto contenido de agua y fibra, ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve la regularidad de un sistema digestivo saludable.
• Hidratación: Al estar compuesto en un 92% de agua y lleno de electrolitos importantes, la sandía es un gran aliado para tener a mano durante los meses calurosos meses para evitar la deshidratación.
• Dolor muscular: La sandía y el zumo de sandía han demostrado servir para reducir el dolor muscular y mejorar el tiempo de recuperación de los atletas, después del ejercicio.
• Piel: La sandía también es ideal para la piel, ya que contiene vitamina A, un nutriente necesario para la producción de sebo que mantiene el cabello hidratado. La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.

 

Hasta las pepitas tiene propiedades! La sandía resulta beneficiosa contra las insolaciones, la hipertensión o la faringitis entre otras enfermedades. Es muy utilizada en diversos países americanos por sus propiedades medicinales. Para combatir estos problemas se puede consumir la pulpa de la sandía, sus semillas o incluso la corteza. Las pepitas contienen sustancias que hacen bajar la tensión y alivian los síntomas de la cistitis aguda, mientras que la pulpa contiene citrulina y arginina, dos compuestos con propiedades diuréticas.

lluvia-sandia

Minimelloncholy. Imagen de Sara Illenberg 

La sandía se utiliza con fines medicinales en muchos países del centro y sur de América. En México se utiliza una cocción de hojas para combatir la malaria. En Puerto Rico la carne madura se utiliza como diurético y como tónico para aliviar la bronquitis y las enfermedades pulmonares, mientras que en Venezuela la corteza se usa para tratar las enfermedades hepáticas.

 

¡Receta rica y con sandía de protagonista!
La sandía se consume generalmente en crudo, en rodajas, cuartos o incluso en bolas. También se emplea para elaborar sorbetes, purés, mermeladas y confituras. En Rusia preparan un vino muy popular a partir de zumo de sandía. La corteza se aprovecha a veces encurtida o confitada y en los medios rurales sirve como alimento del ganado. Las semillas se consumen en algunas regiones tostadas y saladas. ¡Cómo puedes ver de la sandía se aprovecha todo!

 

imagen 06


Este mes, con el calor que hace, solo nos apetecen cosas fresquitas... ¿Qué tal un gazpacho de sandía? Como la sandía y el pepino hemos dicho que son de la misma familia cogemos una receta de gazpacho andaluz y le substituimos el pepino por la sandía. Eliminamos el pan, le añadimos poco aceite y nada de agua, ya que la sandía aporta a la receta toda la necesaria.


Ingredientes (para 4 personas):
- 500 gramos de sandía (pelada)
- 600 gramos de tomate en rama
- 30 gramos de cebolla
- 40 gramos de pimiento verde
- 1 diente de ajo
- 1 cucharada de aceite de oliva
- Un poco de vinagre de vino blanco
- 1 cucharita de sal


Preparación:
1. Lava los tomates, la cebolla y el pimiento.
2. Corta en trozos y añádelos dentro de un vaso de batidora.
3. Pela el ajo y córtale el germen del centro.
4. Quita todas las pepitas a la sandía, corta en varios trozos e introdúcelos en el vaso para batidora.
5. Añade la sal, el aceite y el vinagre. Bate durante varios minutos.
6. Rectifica de sal y déjalo reposar en la nevera, al menos durante dos horas.
7. Puedes decorar con unas bolitas de sandía o unas hojas de albahaca.
¡Rico, fresco, hidratante y nutritivo!

 

¡Guirnalda handmade y veraniega! Do it yourself!
Crea una guirnalda simulando tajadas de sandía y dale un toque de verano al rincón de casa que prefieras. Solo necesitas: Cartulina rosa, pintura de dedos verde, tijeras, bolígrafo negro, cinta para hacer la guirnalda.


imagen 07


Los pasos a seguir son muy sencillos:
1. Corta triángulos de cartulina rosa. Tantos como larga quieras que sea la guirnalda.
2. Dale una pasada de pintura de dedos color verde en la base de cada triángulo simulando la corteza de la sandía. Y deja secar.
3. Con el boli negro puedes pintar las semillas.
4. Haz unos agujeritos para pasar la cinta.
5. ¡Listo! Cuélgalo donde quieras con ayuda de un poco de washi tape.

 

imagen 08

 

Yo he decorado un rinconcito de la cocina y ha quedado muy alegre. ¡Venga anímate, con muy pocos materiales y un ratito lo tienes! Y hasta aquí la fruta del mes. Ya sabes... fíjate bien cuando elijas una sandía. Dale los golpecitos mágicos para ver si suena "hueco" y a disfrutar de su sabor. ¡Feliz mes de julio!

BALADRE Crafting·Creativity

Bloc a càrrec de Silvia Pérez, biòloga i amant de la fotografia i les manualitats.

Direcció del bloc: : baladrecraftingcreativity.wordpress.com