Cultivar un espejismo. Parte II

Ya hemos hablado en Espores de las palmeras en la primera parte de este artículo dedicado a la vegetación de los espejismos, así que hoy dedicamos unas líneas a los cítricos.

Naranjas, pomelos, mandarinas y limas. Estos son muy conocidos y tienen un lugar entre nuestros recuerdos pero, ¿y si hablamos de zomboas, manos de buda o wampee? Las cosas se complican, pero claro, si cultivamos un espejismo recogeremos frutos extraños.

 

1

Imagen del bloc Hoy comemos sano.com

 

Dedicaremos nuestra atención a los frutos más ácidos, puesto que recientemente el Jardí Botànic de la Universitat de València ha publicado una nueva entrega de sus Monográficos dedicado a los cítricos en el que Gema Ancillo y Alejandro Medina recorren la subfamilia Aurantioideae y dedican una parte de la obra al cultivo de los cítricos. La agricultura sólo trabaja con unas pocas variedades seleccionadas, como es evidente, debido a un rendimiento superior al resto de compañeros de subfamilia.

 

Un oasis con sabor ácido
El origen de los cítricos es un tema complicado que dejaremos para otro artículo pero el que sí os contaremos es que el nombre del género Citrus proviene de la palabra griega kedros, empleado para denominar el cedro, el pino y el ciprés. La coincidencia es debida a que Linneo recordó el aroma del cedro al oler las hojas y los frutos del pummelo (Citrus medica), del que se tiene un conocimiento más antiguo y con un posible origen situado a los pies del Himalaya. Una de las variedades conocidas de este frutal es la mano de Buda, el fruto del cual no contiene pulpa y del que puedes saber más haciendo clic aquí porque en Espores ya le dedicamos un artículo y además, puedes visitarlo en la Sección de Plantas Útiles.

 

buda

Mano de Buda. Imagen de wikipedia

 

Un árbol mutante
En los cítricos cultivables la parte inferior del tronco se corresponde con el portainjerto sobre el cual se asienta la variedad. Por eso, es tan frecuente ver un engrosamiento del tronco de naranjo, por ejemplo, a pocos centímetros del suelo. Las ramas pueden tener espinas o no, las raíces son profundas y normalmente micorrizadas. El tallo y las hojas suelen pertenecer a la misma variedad aunque a veces no coinciden. Sólo hay una especie de cítrico perennifolio llamado Poncirus trifoliata y todos poseen glándulas oleíferas bajo la piel del anverso de las hojas que les otorgan el característico y fresco olor.

 

No hay mucho decir de la flor porque su aroma primaveral nos encanta y a las abejas también, que las politizan gratis. Es, generalmente, hermafrodita y su ovario se convierte en fruto, una baya llamada hesperidio dividido en secciones rodeadas por una membrana, los gajos. En el interior del fruto encontramos las pepitas que son las semillas.

 

14736454104 9afd704a63 z

Imagen de FlickR

 

¿Esto, seguro que se come?
¿Habéis oído hablar de pummelo? El segundo del nuestros candidatos para ser cultivados en un espejismo es Citrus maxima (L.) Obs. Su fruto es el más grande de los cítrico y podemos verlos en la Colección de Plantas Útiles del Jardín Botánico etiquetado como Citrus grandis, que es como se denominaba hasta hace poco, además, este curioso árbol da naranjas y pummelos debido a un injerto. ¡Y todo a la vez! Al sudeste asiático se comen los frutos, la madera se usa para elaborar herramientas y las flores y corteza tienen usos medicinales como aliviar las convulsiones y culinarios, como preparar mermelada.

 

Otro de los frutales candidatos es Citrus hystrix Miérc., que no tiene un nombre común conocido, pero los entendidos lo denominan papeda o lima kaffir. El fruto tiene forma de pera pero su corteza tiene una superficie parecida a la de un cerebro de color amarillo. Se usa en la cocina Tailandesa y su zumo mata los piojos de la cabeza. También tenemos uno en el Jardín, así que ya sabes, quizás sea buena idea visitarnos cuando estén los frutos muy desarrollados y aprender un poco más.

 

2306968397 2a0f87918f b

Llima kaffir. Imagen de FlickR

 

Si de ser extraño se trata, el wampee se lleva la palma. Clausena lansium (Lour.) Skeels es el nombre científico. El fruto es como un grano de uva grande, con piel casi transparente, una pulpa muy dulce y una semilla verde brillante en su interior.

 

wampee

 Haz clic aquí para conocer el origen de la imagen

 

Frutos extraños y ejemplares vegetales originales para sentirnos como en un oasis. Podemos elegir entre palmeras y cítricos y si ahora tienes curiosidad y quieres adentrarte más en el estudio de la familia Arecaceae (palmeras) y la subfamilia Aurantioideae (cítricos) sólo tienes que acercarte al Jardín y preguntar por los Monográficos en la taquilla, donde te indicarán dónde adquirirlos. Y ya que estás, entra y visita las especies de las que hemos hablado, no son un espejismo.

 

Imagen de cabecera  de FlickR

Revista Espores. La veu del Botànic

Redacción de Espores, la veu del Botànic

Revista de divulgación científica del Jardín Botánico de la Universidad de Valencia