El derecho a una ciudad ajardinada y sostenible

Revindicamos los espacios verdes en nuestro entorno urbano por el bienestar que nos aportan pero, ¿somos conscientes de su verdadera función? Y, lo que es más importante, ¿sabemos que son un derecho?

“Durante centenares de miles de años, el hombre luchó para abrirse un lugar en la naturaleza. Por primera vez en la historia de nuestra especie, la situación se ha invertido y hoy es indispensable hacerle un lugar a la naturaleza en el mundo del hombre”. Son palabras de Santiago Kovadloff y no podrían tener más vigencia en nuestros días.

 

Está más que demostrado que las grandes ciudades son el origen del cambio climático y la insostenibilidad ambiental. Los índices permitidos de contaminación del aire por las normativas de calidad medioambiental son ampliamente superados en la mayoría de nuestras urbes donde vivimos hacinados más del 50% de la población mundial.

 

Pero la polución es una verdad incómoda. Las ciudades son espacios donde se concentra cada vez más pobreza y se hace patente la desigualdad social, los espacios públicos se inutilizan en muchos casos, y los servicios al ciudadano se privatizan y crece la desconfianza y el miedo.

 

AJARDINAR2

 

Así, la única manera de contrarrestar los efectos de nuestro entorno urbano es a través de los parques y jardines que pueden actuar como verdaderos pulmones. Y es que deberíamos saber que el artículo 45 de nuestra constitución dice que tenemos derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo. A demás, se supone que los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva. Incluso se contemplan sanciones administrativas o penales para quienes incumplan estas normas.

 

La importancia de las zonas verdes

Según la FAO, las zonas verdes urbanas pueden y deben contribuir a contrarrestar los problemas ambientales, sociales, económicos y para la salud que plantean la desmedida urbanización y la pobreza. La revitalización de estos espacios se atribuye a la acción conjunta de las autoridades municipales y las comunidades locales, encargadas a su vez de divulgar los beneficios de las zonas verdes en el entorno urbano.

 

AJARDINAR5

 

AJARDINAR4

 

Además del valor estético que ofrecen los árboles y las plantas, la contribución al bienestar y la salud es fundamental. Una densa cubierta arbórea reduce la temperatura del aire y eso se traduce en ahorro de energía, los huertos urbanos incrementan y garantizan disponibilidad de alimentos y son un espacio para compartir y fomentar la cohesión social, los parques y jardines son el elemento estructural del modelo de ciudad sostenible. En definitiva, los espacios verdes son necesarios para lograr el equilibrio entre las zonas destinadas a la funcionalidad y la organización de la ciudad y las zonas orientadas al ciudadano, a la tranquilidad y al contacto con la naturaleza.

 

Y en España..

En este sentido ha nacido en nuestro país la Asociación Española de Jardinería Ecológica, una iniciativa que pretende dar a conocer las herramientas y los conocimientos necesarios para crear y mantener espacios verdes con criterios ecológicos y sostenibles, para contribuir a la mejora de la calidad ambiental del entorno, recuperando el uso de especies autóctonas y variedades locales, evitando el uso de insumos químicos y fomentando la mayor diversidad biológica posible como garantía de desarrollo.

 

Más información:

Asociación Española de Jardinería Ecológica 

Francisco Marco

Presidente de la Asociación Española de Jardinería Ecológica. Paisajista, Profesor de jardinería y Dinamizador del aula de natura en el centro "Francisco Marco-Díaz Pintado". Técnico especializado en Agroecología y Desarrollo Rural. 

Medios